Una patada al miedo escénico

 

Te ayudamos a hacer algo que hace tiempo deseas: “darle una patada al miedo escénico”. En este curso, analizamos tu pavor a hablar en público, aprendes técnicas para superarlo, te prepararas para enfrentarte al discurso y a la audiencia, trabajas tu seguridad y control sobre tu exposición, y te auto-conoces como comunicador/a.

Tememos a lo desconocido, así que hablemos en público… y ese miedo desaparecerá. Solo la práctica es capaz de enseñarte a hacer.

 

Objetivos

     Objetivo general

  • Combatir el miedo escénico (o miedo a quedarse en blanco).

 

     Objetivos específicos

  • Analizar los problemas básicos que ocasionan el miedo escénico.
  • Aplicar técnicas de preparación y técnicas generales para que pierdas el recelo a hablar en público.
  • Descubrirte a ti mism@ como comunicador, ser consciente de todas tus posibilidades, tus virtudes frente a la audiencia.
  • Relativizar la importancia del tú-emisor dentro de los elementos de la comunicación.
  • Hablar en público desde ti mism@ y no desde un personaje.

 

Temática

  • dificultades básicas
  • éxito y fracaso
  • habilidades asertivas
  • autosugestión
  • técnicas generales para perder el miedo
  • preparación general
  • relajación, respiración, concentración
  • preparación ante una interrupción o ante objeciones
  • desinhibición
  • técnicas de improvisación
  • voz (técnicas de voz, proyección vocal)
  • cuerpo (corrección corporal, encontrar el control, el poder, la seguridad, la energía, el movimiento libre)
  • naturalidad, autenticidad
  • mensaje
  • receptor (cómo tenerlo en cuenta y captar su atención)
  • trabajo de texto
  • memorización (si cabe)
  • ensayos
  • disfrutar del momento, de tu discurso ante la audiencia.

 

Metodología

Se parte de un diagnóstico individualizado y privado.

Como en todos nuestros cursos, estos temas son impartidos mediante el juego dramático, es decir, mediante herramientas o técnicas teatrales y actividades prácticas de alta participación, que buscan el aprendizaje por experimentación y descubrimiento desde la diversión y el trabajo en equipo.

En este caso, cada jugador (participante) traerá elegido (a ser posible, preparado) un discurso de 3 minutos de duración (es muy importante que te ciñas al tiempo establecido). Es preferible que elijas un tema cercano, que se identifique contigo, que te haga sentir cómodo y que puedas defender ante las posibles dudas y preguntas del público (tus compañeros).

Trabajaremos con este discurso y con un monólogo teatral o cinematográfico que te aportará Elocuarte.  Relájate, es solo un juego, piensa que los demás jugadores se encuentran en tu misma situación y todos vais a recibir el apoyo de todos. Se trata de hacernos la vida fácil y de aprender. Y el miedo a hablar en público solo desaparece… ¡hablando en público! Lo importante es lo que haces y lo que ves, la experiencia que te va a aportar este curso, todo lo vas a ver ejemplificado.

Las prácticas son grabadas  para obtener una mejor auto-percepción de los avances alcanzados. Sí, fuera timidez, ¡tendrás que acostumbrarte a verte! Es un paso importante para poder avanzar.

 

Otros datos sobre el curso

  • Grupo:  7 personas
  • Duración: variable , escalable a cada caso
  • Lugar: in company o proporcionado por Elocuarte

 

Aportación social de Elocuarte con este curso

Seremos muy breves con esta explicación, que vamos a resumir en una sola pregunta y una sencilla respuesta:

¿Qué diferencia hay entre preparar un papel para una obra teatral y preparar un discurso?

Hay tantas similitudes entre una y otra elaboración, que es absurdo obviar la importancia de las artes dramáticas en la enseñanza/formación de “hablar en público”. Es una clara muestra de que las herramientas teatrales no han de ser exclusivas para actores, sino un arma, un bastón, un vehículo importante para facilitar nuestro día a día.

El sentido del ridículo, la inhibición, la exposición de nuestro físico ante varias o múltiples personas, el movimiento libre, la expresión de las emociones, el temor a ser contemplado y juzgado… son tabúes que desaparecen con la práctica y la relativización de la importancia de uno mismo (de nuestro “yo”) y de nuestro acto (su objetivo), al reconsiderarlos fuera o lejos de nuestra turbada escala de valores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *